Muere a los 90 años Juanita Castro, quien se volvió contra su hermano Fidel

Muere a los 90 años Juanita Castro, quien se volvió contra su hermano Fidel

Juanita Castro, hermana del dictador cubano Fidel Castro que rompió con él por su brutal represión de la disidencia a principios de la década de 1960, luego colaboró ​​con la Agencia Central de Inteligencia antes de huir de la isla en 1964, para nunca volver a hablar con su hermano, murió el lunes en Miami. Tenía 90 años.

María Antonieta Collins, una periodista que ayudó a Castro a escribir unas memorias, publicadas en 2009, que revelaron por primera vez sus actividades clandestinas, confirmó la muerte en Instagram.

Castro escribió que la CIA, a la que le habían dicho que llamara “la compañía” para desviar sospechas, se comunicaba con ella en La Habana por radio de onda corta, transmitiendo el “Charm Waltz” todos los días a las 7 p.m., seguido de un mensaje codificado. Si no hubiera habido ningún mensaje ese día, sus contactos de espías habrían transmitido la obertura de “Madama Butterfly”.

Castro, que era seis años menor que Fidel y dos años menor que su hermano Raúl, quien finalmente sucedió al enfermo Fidel en el poder, originalmente apoyó el levantamiento que derrocó al dictador cubano Fulgencio Batista en 1959. Recaudó dinero para la insurrección en el Estados Unidos y, tras su triunfo, ayudó a construir hospitales y escuelas.

Pero estaba decepcionada por la decisión de Fidel de gobernar Cuba como un estado comunista de partido único. «Traicionó a la revolución cubana, que era tan democrática y cubana como las palmeras, como solía decir», dijo Castro en una entrevista con Reuters en 2009, cuando se publicaron sus memorias, «Fidel y Raúl, mis hermanos: el secreto». Historia”, se publicó.

El trabajo que realizó para la CIA de 1961 a 1964 mientras operaba bajo el nombre en clave «Donna», escribió, consistió en ayudar a disidentes anticastristas y agentes de la CIA a evitar la exposición y la captura, incluido el registro de casas seguras. Dijo que ayudó a muchas personas a escapar de la isla.

“La traición no fue mía. Era de Fidel”, dijo.

Según la señora Castro, le dijo a su reclutador original de la CIA que cooperaría bajo una condición: que no se le pidiera ayuda en ningún complot violento contra sus hermanos. Esto ocurrió poco después de la desastrosa invasión de Bahía de Cochinos por parte de exiliados cubanos, organizada por la CIA. La agencia estaba ocupada tramando complots para asesinar a Castro, a veces con la ayuda de la mafia.

Castro ya estaba ayudando en privado a los disidentes, escribió, cuando la esposa del embajador de Brasil en La Habana, Virginia Leitão da Cunha, le pidió que trabajara con la CIA: «No tengas miedo, Juanita, esta gente es de primera clase. «, recordó la señora Castro las palabras de la esposa del embajador.

En junio de 1961, se organizó una reunión en la Ciudad de México entre la señora Castro y un agente de la CIA que identificó como Tony Sforza, que vivía en Cuba bajo el pretexto de ser un jugador profesional llamado Frank Stevens. “Hablaba español perfectamente”, escribió.

En su conversación inicial, la señora Castro lamentó la dirección que Cuba había tomado bajo el gobierno de su hermano. Su primera misión fue traer de regreso a La Habana dinero, mensajes y documentos empaquetados en latas de comida. Dijo que se negó a aceptar dinero para ella.

En Cuba recopiló mensajes codificados dejados por agentes clandestinos y enterrados al pie de las señales de tráfico. Una vez, mientras tomaba un mensaje con dos estudiantes universitarios, amigos de la familia a quienes había traído como colaboradores, su auto se averió. Mientras iban en el camino, fueron adelantados por Fidel Castro y su comitiva. Los llevó a la ciudad y remolcó su auto. “Llegamos a nuestro destino, nos despedimos de Fidel y le agradecimos su servicio”, escribió.

Los hermanos mayores de la Sra. Castro estaban conscientes de que ella se estaba asociando con cubanos anticomunistas, aunque no de que se estuviera asociando con la CIA. Fidel Castro le advirtió que se mantuviera alejada de los “gusanos”, como llamaba a los disidentes. Sus actividades incluían enviar medicinas y alimentos a los presos políticos y tratar de salvar a los presos condenados del pelotón de fusilamiento, dijo más tarde.

Mientras su madre, Lina Ruz González, siguiera viva, Juanita Castro creía que Fidel no le haría daño. Pero después de que su madre muriera de un ataque cardíaco en 1963, escribió Castro, “todo se estaba volviendo peligrosamente complicado”.

Se exilió al año siguiente, huyendo primero a México.

“Ya no puedo permanecer indiferente ante lo que está pasando en mi país”, dijo en un comunicado de prensa a su llegada a México. “Mis hermanos Fidel y Raúl hicieron de ella una prisión enorme rodeada de agua. El pueblo está clavado en una cruz de tormento impuesta por el comunismo internacional».

Al año siguiente se mudó al sur de Florida, donde abrió una farmacia en La Pequeña Habana en 1973 y vivió tranquilamente durante décadas. Los activistas anticastristas en Miami nunca la aceptaron plenamente, dijo una vez, porque sospechaban de su apellido. Vendió la farmacia a la cadena CVS en 2006 y se jubiló.

Juana de la Caridad Cástro Ruz nació el 6 de mayo de 1933 en Birán, un pueblo del oriente de Cuba. Su padre, Ángel Castro y Argiz, era agricultor y empresario. Su madre trabajaba originalmente como empleada doméstica en la familia. El matrimonio tuvo siete hijos juntos: Angelita, Ramón, Fidel, Raúl, Juanita, Enma y Agustina.

Entre los sobrevivientes de la Sra. Castro se encuentran su hermano Raúl y su hermana Enma.

Cuando Fidel Castro enfermó en 2006 antes de entregar el poder a Raúl, y nuevamente cuando murió en 2016, miles de exiliados cubanos y sus descendientes salieron a las calles de Miami en celebraciones espontáneas. Pero la señora Castro se desanimó. Aunque hacía más de cincuenta años que no hablaba con su hermano, sentía el peso de los lazos familiares y decía que era una falta de respeto alegrarse por la enfermedad o la muerte de alguien.

“No hay necesidad de hacer lo que hizo el pueblo cubano aquí en las calles de Miami”, dijo en una entrevista con el New York Times en 2016. “Esto no es cristiano. No es humano.»



Más información